LA TERTULIA BOHEMIA

LA TERTULIA BOHEMIA
Estimados amigos blogueros: Este blog sustituye al PORTAL BOHEMIO, el cual se encuentra inhabilitado por problemas técnicos. Chogüi sigue revoloteando.

Seguidores

viernes, 21 de febrero de 2020


HOMENAJE A 
 Homenaje a las letras salvadoreñas




        HAZME SUAVE EL INSTANTE.

Hazme suave el instante. Mañana, esta noche tal vez, he de partir y será para no volver….,  para ya no volver jamás….jamás.

Pasarán milenios y edades y eternidades, y yo no volveré.
Rodaremos de mundo en mundo por toda la inmensidad de los cielos y no volveremos a encontrarnos. Y aún si nos encontráramos aquí mismo una y otra vez, no sabrás quien soy yo, ni yo te reconoceré.

Porque solo se encuentran los que se compenetran, los que vencieron la barrera de la separación, los que se adivinaron y se sacrificaron, uno en aras del otro, los miles egoísmos del ser.

Por eso, hazme suave el instante; porque una vez muera, una vez la primera palada de tierra caiga sobre  mi féretro, ya de nada servirá que me llores y que te lamentes de no haberme endulzado el amargo vivir.

Ahora, ahora que vivo o padezco, todo es hiel o miel para mi alma. Una sonrisa, una palabra, una mirada, un simple gesto cordial es medicina y alivio para mi atribulado corazón. Después ya perdido en las tinieblas del sepulcro, nada me servirá.

Ahora me puedes dar amor. Después solo palabras vanas y lágrimas tardías. Por eso hazme suave el instante, hazme suave el instante, si es que sientes deseos de endulzarme el amargo vivir.

Después, ¿Qué?... ¿Que haré yo con tus negros vestidos y tu semblante contristado? ¿De que me servirá que suspires y descubras en mí cien virtudes y gracias que antes no conociste? ¿De que servirá que enaltezcas mi nombre y te abismes en la contemplación de mí ser?

¿Fui bueno, malo, cariñoso, áspero, cordial o incomprensivo? Fui….ya no soy….Ahora soy, nomás una sombra, un nombre, nada. Ahora, que me recuerdes o me olvides, es igual, y todos tus lamentos los cambiaría yo por una sola suavidad que me hicieras cuando yo aún existía.

Por eso, hazme suave el instante, este instante que es la realidad, la sola y accesible realidad.

Si nos separamos sin fundirnos, ya nunca más nos hallaremos. Porque tendremos que aprender una lección distinta de la vida. El destino arrastrará a cada uno a expiar y aprender la lección que no logro aprender y la culpa que no alcanzara a expiar. Un huracán dispersará nuestras almas, y un foso inmenso dividirá nuestras vidas.

Acaso andaremos el uno junto al otro, sin sospechar que un tiempo nos amamos, o creímos amarnos. Y por no haber sabido amarnos, porque todo no era sino egoísmo y vanidad andaremos extraños el uno junto al otro. Y ya nunca sabremos quien es ni adonde fue aquel a quien no supimos amar.

Por eso, hazme suave el instante, este instante, este único instante en que tu corazón puede aislarme de la eternidad.

                       Si hazme suave el instante…


Alberto Masferrer. (Salvadoreño, 1868-1932)



Fue maestro, filosofo, periodista, ensayista, poeta y político salvadoreño. Nació en la ciudad de Alegría, departamento de Usulutan, en la región oriental de El Salvador. Falleció en el exilio el 4 de julio de 1932 en Tegucigalpa, Honduras. Fue un escritor que marca con sus letras toda una época de la literatura salvadoreña a través de la definición de su pensamiento inclinado a la defensa de los mas desposeídos y de denuncia social.

6 comentarios:

TU COMENTARIO ES LA ESENCIA QUE MANTIENE VIVA ESTA TERTULIA.